El procesamiento del lenguaje natural gana peso en las empresas financieras